Hablamos con los cinco clubes de la ciudad para que nos expliquen sus versiones sobre el futuro de las competiciones y sus experiencias en confinamiento

Hace prácticamente dos meses que todos los clubes deportivos de nuestra ciudad cesaron su actividad. Casi 60 días después, nos hemos sentado con ellos, figuradamente, para que nos expliquen como han vivido esta situación. Los presidentes y coordinadores de UD Viladecans, Athletic Viladecans, Sector Montserratina, Rayo Viladecans y Athletic Torre Roja toman la palabra.

En los últimos días, la FCF ha emitido un comunicado anunciando la finalización de las competiciones dependientes de este organismo en la temporada 2019-2020. Mientras tanto, los clubes siguen esperando la resolución en cuanto a ascensos y descensos

El presidente de la UD Viladecans, Víctor Hernández, nos explicaba que “la decisión que ha tomado FCF ha sido acertada, aunque les hubiera gustado acabar la temporada con normalidad y disfrutar del fútbol estos meses”. En la misma línea, la coordinadora general del Athletic Torre Roja, Mari Carmen Mena, argumentaba que “la decisión ha sido acertada, ya que la salud está por delante de todo y lo más coherente es minimizar riesgos”.

El coordinador de fútbol-7 del Sector Montserratina, Oriol Sanfeliu, nos comentaba que “aunque a todos nos gusta ver el fruto del trabajo diario traducido en un ascenso, o en una salvación, entendemos perfectamente la situación”. La voz más discordante la puso el presidente del Rayo Viladecans, Sergio Moya, que aunque entendió que la temporada debía darse por finalizada, no quiso olvidarse que “cada licencia ha costado 160 euros, y solo se ha disputado un 60/70%, por lo que la FCF debe compensarlo de alguna manera”.

Otro de los temas más candentes en el seno de los clubes es el referente a los posibles ascensos y descensos. El coordinador de fútbol-7 del Athletic Viladecans, Aitor Uviña, defendía que era “un tema complicado”, y que decida lo que decida la FCF será “un tema donde habrá perjudicados y por tanto habrá clubes que la tomaran por injusta, aunque habrá que aceptarla”.

Por su parte, tanto Víctor Hernández (Viladecans) como Sergio Moya (Rayo Viladecans) se unían a los argumentos de Aitor, aunque tanto Sergio como Oriol Sanfeliu (Sector Montserratina) piensan que la FCF apostará por no otorgar ascensos ni descensos, o como mucho, ascensos pero en ningún caso descensos. Eso sí, como bien nos apuntan todos ellos, no son más que “puras especulaciones”.

En cuanto al fútbol sala, Mari Carmen Mena nos explicaba que en su opinión lo más justo sería que la competición quedara declarada como “nula”, ya que “la clasificación podría haber variado mucho de haber continuado la liga”.

Al margen de los ya comentados ascensos o descensos, con sus evidentes consecuencias, es lógico que a los clubes también les preocupe mucho los desencadenantes económicos, y también deportivos, que esta crisis sanitaria pueda deparar.

Desde la UD Viladecans se ha expresado su preocupación “ya que los clubes somos entidades sin ánimo de lucro y, por lo tanto, funcionamos con cuotas que cubren los gastos de funcionamiento”. El propio presidente, Víctor Hernández, prevé “una caída de ingresos” y que “será complicado configurar el presupuesto de la próxima temporada”. Eso sí, emplaza a Ayuntamiento, Generalitat y FCF a “explicar las ayudas que tienen pensado poner en marcha”.

Por su parte, el Athletic Viladecans nos ha trasladado su preocupación “ya que los coordinadores no han podido estar a pie de campo este último mes para confeccionar plantillas y les ha dificultado el trabajo”. También a nivel económico han salido “perjudicados, ya que estos meses, al no haber podido realizar entrenamientos, el club decidió no cobrar a las familias esos meses que no había servicio”.

El Sector Montserratina nos ha hablado de dos consecuencias principales. “A nivel económico, porque los clubes no van a recibir nada de dinero desde que empezó la crisis hasta septiembre y, por lo tanto, habrá que reducir gastos de algún lugar”. Eso sí, desde el club “se intentará echar un cable a las familias en estas situaciones”. La otra consecuencia, a nivel deportivo: “hay muchos niños que no sabemos como van a estar para competir la temporada que viene, y en estas fechas es cuando muchos jugadores vienen a probar”.

En la misma línea, pero más crítica, el Rayo Viladecans ha destacado que “las consecuencias van a ser malas, y que algunos clubes pequeños van a desaparecer”. Sergio Moya ha querido dejar claro que la “FCF debería mirar menos por sus bolsillos y poner cuotas más asequibles”, lo mismo que “el Ayuntamiento de la ciudad, que debería trabajar por igual para todas las entidades, no como ha estado haciendo hasta ahora”.

Mari Carmen Mena, coordinadora general del Athletic Torre Roja de fútbol sala, nos ha explicado que han intentado “mantener mucho contacto con videollamadas y WhatsApp para no perder la unión” que tienen como club. En el club “no se ha cobrado ninguna cuota desde que cesó la actividad”, y se ha decidido “mantener a todos los sponsors para la temporada que viene sin que aporten nada, por haber confiado anteriormente en nuestro proyecto”. Además, también van a “reducir al 50% la inscripción de la próxima campaña y congelaremos las cuotas mensuales, a la espera de la ayuda de la FCF”.

Desde todos los clubes también han querido enviar un mensaje de “apoyo y de fuerza” para todas las familias que están pasando dificultades con esta situación, y esperan que “la situación originada por el COVID-19 se solucione lo antes posible”.