Las conversaciones son constantes entre los políticos y las patronales y sindicatos 

Las negociaciones para la extensión de los ERTE continúan activas. Así lo ha comunicado el Ministerio de Trabajo después de que en la reunión de ayer con los agentes sociales no se lograra cerrar un acuerdo. El objetivo es intentar extender los ERTE vinculados a la pandemia hasta el 30 de septiembre, mientras que el Gobierno se ha comprometido a presentar por escrito una nueva propuesta.

Los principales representantes del departamento comandado por Yolanda Díaz, juntamente con los del Ministerio de Inclusión, planrearon a CEOE, Cepyme, CC. OO. y UGT, plantearon trasladar la reducción de las cotizaciones a los expedientes temporales que se conviertan en ERTE por causas objetivas. Así, este tipo de beneficios no serían únicos de los ERTE por fuerza mayor.

De momento, falta por conocer los detalles de la nueva propuesta del Gobierno, aunque se espera que se intente desbloquear la situación lo antes posible. Los agentes sociales se oponen a la idea base de que el Ejecutivo pueda acabar con los ERTE por fuerza mayor para toda la plantilla, basándose en que no se pueden mantener una vez terminado el estado de alarma. Tampoco se acepta que los expedientes por fuerza mayor parciales premien con cotizaciones más bajas a aquellos empleados que vuelven a trabajar frente a los que siguen en el ERTE.

Según ha argumentado la secretaria de Acción Sindical de CC. OO., Mari Cruz Vicente, se mantienen cuestiones alrededor de la prohibición para las empresas con ERTE de hacer horas extraordinarias y la posibilidad de externalizar trabajos. “El Gobierno ha puesto sobre la mesa una tercera propuesta, con flexibilidad negociadora, y adaptando el sistema de los ERTE a las nuevas circunstancias”, explican desde Trabajo.

Por su parte, CC. OO. explicó anoche que “el acuerdo es posible” ya que valoran positivamente el avance respecto a las cuotas de la Seguridad Social, aunque “la propuesta aún queda lejos de lo que necesitan las empresas”.