En el último recuento la cifra se quedó en 1.414 personas fallecidas en la comarca, mientras que la semana pasada el número era de 1.426. 

Las últimas cifras ofrecidas por la Generalitat demuestran un aumento de positivos del 1,98% por COVID-19 en el Baix Llobregat, aunque existe un decalaje importante en la cifra de fallecidos. El balance ofrecido por la Agència de Qualitat i Avaluació Sanitàries de Catalunya (AQuAS), organización dependiente de la Generalitat de Catalunya, ha publicado un total de fallecidos de 1.414 personas, mientras que la semana pasada el número era de 1.426 (por lo tanto, 12 menos).

Al margen de la disparidad en las cifras, cabe resaltar que el cómputo de contagios sigue aumentando, aunque a un ritmo lento: 1,98%. En el todo el territorio hay 10.692 casos confirmados (208 más que la semana pasada), de los cuales 7.694 en el Baix Llobregat (56 respecto hace siete días).

Actualmente, Viladecans se sitúa como tercera ciudad más afectada por la pandemia en el Baix Llobregat. Las ciudades con más positivos son Sant Boi (1.085 casos), Cornellà (1005) y Viladecans (645). Por detrás, les siguen El Prat (590) y Gavà (458).

En cuanto al número porcentual por cada 10.000 habitantes, los más contagiados son Santa Coloma de Cervelló (213.61 positivos por cada 10.000 habitantes), Sant Esteve de Sesrovires (156,73) y Torrelles de Llobregat (131,68).

Los municipios con menos casos confirmados son La Palma de Cervelló (6), Castellví de Rosanes (13) y El Papiol (21). A nivel porcentual, los mejores datos son para La Palma de Cervelló (27,24 por cada 10.000 habitantes), Castelldefels (60,32) y Collbató (61,26).