El municipio realiza la misma iniciativa que Barcelona y ciudades próximas como Castelldefels

El Ayuntamiento de Viladecans ha decidido finalmente tomar la medida de máxima precaución de cara a la noche de Sant Joan: la playa de la ciudad estará cerrada. Aunque en los últimos días se especulaba con la posibilidad de abrir esta zona, extremando siempre las medidas de seguridad, finalmente el protocolo municipal ha decidido apostar por cerrar la playa.

De la misma manera que Viladecans, otros municipios cercanos como Castelldefels, Gavà o El Prat, con quién conecta la playa viladecanense, han decidido seguir el mismo camino. Además, Barcelona ya anunció días atrás que sus playas tampoco iban a abrir para la verbena de Sant Joan. La finalidad principal de la medida es intentar evitar las aglomeraciones habituales en este día.

Algunos municipios como Castelldefels cortarán las principales vías de acceso en coche a la playa, y el Ayuntamiento de la ciudad está intentando cerrar la estación de tren cercano a la costa. Para ello, deberán contar con la colaboración de Adif, que aún no se ha pronunciado.

Se espera que el operativo de la ciudad cuente con la intervención de 200 agentes de Policía Local y Mossos d’Esquadra, además de seguridad privada. También se utilizarán drones y cámaras de control de aforo, y se contará con la colaboración de Protección Civil.