Seguirá funcionando el baldeo desinfectante de las calles y se mejora la recogida de muebles, de envases y latas, y de papel y cartón

El Pleno Municipal del mes de junio, celebrado el día 25, aprobó una modificación del contrato de limpieza y recogida de residuos con la empresa Urbaser, con un presupuesto total de cerca de 260.000 euros, con el fin de ampliar estos servicios a Viladecans a partir del 1 de julio y hasta final de año. En concreto, se consolida el servicio de baldeo ( baldeo ) y desinfección de las calles y lugares de uso intensivo, una tarea que ya viene funcionando desde el mes de marzo, motivada por la pandemia del Covidien-19. Además se formaliza el refuerzo del servicio de recogida de muebles y voluminosos, y se incrementa la recogida de envases y latas y papel y cartón. Todos han sufrido un fuerte incremento en los últimos años.

El servicio de recogida de muebles y voluminosos prácticamente se ha duplicado, al contar a un segundo equipo técnico para hacerlo. La causa es el gran incremento de material depositado en las calles convertido en los últimos años. Este servicio se modificó el abril de 2017 con el objetivo de mejorar su eficiencia. El nuevo modelo estableció que los muebles o trastos viejos de debían depositar la noche (entre las 20 y las 22 horas) junto a la puerta de los edificios. La recogida se haría al día siguiente . La ciudad se dividió en cinco zonas en función de los días en los que se podrían dejar los muebles y trastos viejos. El resultado del nuevo sistema ha sido que, mientras que en 2015 se recogieron 507 toneladas de muebles y otros voluminosos y 2016 fueron 689 toneladas, en 2017 ya se llegó a las 853 las toneladas, y en 2019; a las 1.273. Y la tendencia ha seguido aumentando, haciéndose necesario reforzar el servicio con otro equipo de recogida.

El servicio de recogida de envases y latas también se refuerza, incrementando la frecuencia de recogida a cuatro días a la semana, frente a los 3 que se hacía hasta ahora. Lo mismo ocurre con el contenedor de papel y cartón que, desde el 1 de julio, se vacía una vez más a la semana, pasando de 3 a 4 días, para evitar desbordamientos y que los vecinos y vecinas no hayan de dejar los residuos en el suelo, junto a los contenedores.

En cuanto a los equipos de desinfección, la modificación del contrato consolida el trabajo que se está desarrollando desde el mes de marzo y atiende al mandato del Plan de Reactivación Local para luchar contra la pandemia. Se trata de un servicio nocturno de baldeo o baldeo de desinfección de calles similar al que se hacía normalmente los veranos, pero utilizando una disolución de hipoclorito sódico al agua para desinfectar, y la desinfección con furgones de hidropresiónen las islas de contenedores, calles y entorno de los edificios donde hay más actividad: los equipamientos sanitarios, las residencias de ancianos, las dos comisarías y los mercados y supermercados. La desinfección se realiza mediante la pulverización a presión de agua con hipoclorito de sodio diluido -producto desinfectante efectivo, autorizado y no nocivo para personas y animales-. Además, una dotación de servicios de limpieza viaria se encargará de reforzar la limpieza del sector económico de Ca n’Alemany.